El desarrollo de linfomas y el reordenamiento V(D)J

La inmunología es un ciencia compleja, y como tal para que pueda ser entendida por todo el mundo y no llegar a conclusiones erróneas, aconsejamos a nuestros lectores menos especializados en dicha materia que vean un vídeo explicativo, en nuestra opinión muy bueno, donde se explica qué es el reordenamiento V(D)J y las enzimas que participan en dicho proceso. La serie de videos están realizados por el profesor de inmunología humana Alfredo Corell Almuzara de la Universidad de Valladolid (España).

Esta entrada está destinada a comentar un artículo bastante interesante e instructivo publicado por la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad en la revista Cells Report bajo el título: Off-target V(D)J recombination drives lymphomagenesis and is escalated by loss of the Rag2 C terminus.

En base a este artículo, el autor David Roth, confirma que gracias a poder conocer las bases y los mecanismos de recombinación, así como las enzimas que participan y sus dianas, ayudará en un futuro muy cercano a desarrollar una ingeniería específica para poder controlar, de una manera más precisa, estos procesos. La idea del control del mecanismo de recombinación y generación de diversidad linfocitaria está directamente relacionada con la idea de evitar errores en la medida de lo posible, errores que pueden desarrollan linfomas generando un grave problema al paciente.

El estudio, como se puede leer en el artículo, se centra principalmente en el proceso de actuación de la Rag2 (gen activador de la recombinación 2) el cual reconoce las secuencias señales de recombinación, las denominadas RSS, y ello generará una diversidad muy elevada en los receptores de anticuerpos (la finalidad) gracias a las diferentes combinaciones entre los segmentos V, D y J. La Rag2 también ayuda a que no se realizen otras reparaciones inapropiadas. Se ha podido comprobar en este estudio que la ruptura del segmento C-terminal de Rag2 genera inestabilidad en el reordenamiento, observándose la aparición de linfomas en los ratones experimentales, teniendo además la ausencia del gen supresor de tumores p53. Como dice en el estudio, el mal reordenamiento o su alteración, afecta al funcionamiento de una cantidad de oncogenes y genes supresores de tumores muy elevada y bastante conocidos, como notch1 o PTEN.

Imagen del artículo donde se compara el proceso de una celula normal con otra que posee la alteración:Imagen 2

Una conclusión muy importante, a la que han llegado los autores de la investigación, es que mediante modificaciones epigenéticas se puede llegar a modificar el DNA de forma que la Rag2 aun sin tener el terminal C, pueda realizar su trabajo con normalidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s