El brócoli y los alimentos que curan

Todos conocemos bien la estrecha relación que existe entre la buena alimentación y la salud, pues ya comentamos algunas semanas atrás que las grasas (alimento poco saludable donde los haya) está relacionado molecularmente con el desarrollo de metástasis de ciertos tumores, “Las grasas que comemos favorecen la metástasis“.

Por otra parte, también conocemos alimentos que como las verduras y las frutas serían unos de los más saludables. Pero, ¿por qué?, a parte de porque te lo dice tu madre o tu abuela. Hoy en día se empieza a saber poco a poco a nivel molecular cuáles son los mecanismos de acción de los componentes de dichos alimentos sobre los seres humanos.

el-brocoli-y-la-belleza-607x3351

En un artículo de la Dra. Rocío Recio Jiménez en la revista MuyInteresante (click aquí) se comenta el maravilloso papel de los isotiocianatos, compuesto que aporta el sabor y olor típicos a las brasicáceas (grupo al que pertenece la col, coliflor y el brócoli, entre otras).

La ruta de síntesis del isotiocianato es simple:

synthesis_phenylisothiocyanate_1

La unión de una amina con disulfuro de carbono genera un precipitado de ditiocarbamato, y este, a su vez, mediante nitrato de plomo da lugar al isotiocianato. Pero a nivel natural el isotiocianato se genera como producto de glucosinolatos y de la mirosinasa, los cuales se acumulan en vesículas separadas las unas de las otras. En el momento en el que la planta sufre algún tipo de estrés, como podría ser una mordedura de algún hervíboro, estas vesículas se rompen y la unión de ambos compuestos genera el isotiocianato. Se trata, pues, de un mecanismo de defensa de estas plantas frente a los animales para que estos no las coman, así que si a alguien no le entusiasma el sabor del brocoli ya sabe qué excusa poner.

La gracia de todo esto viene a que, según comenta Recio Jimenez, el sulforafano (un tipo de isotiocianato) activa las enzimas que nos protegen de los radicales libres, además de ser un agente epigenético muy importante.

Es importante saber qué son los radicales libres para comprender el efecto que realiza el sulforafano sobre ellos. Los radicales libres (fuente del National Cancer Institute) son átomos que pueden ganar o perder un electrón y generan un daño muy importante a la célula cuando existen más de la cuenta en el interior de ella. Un radical libre puede generar daños en el material genético celular provocando cambios que implicarían mutaciones en genes clave para el desarrollo del cáncer, como en genes supresores de tumores, oncogenes… Los radicales libres, como ya hemos comentado, se encuentran en la célula favoreciendo diversos procesos moleculares, pero cuando existe una exposición a una radiación ionizante o a una tóxina (humo del tabaco) los átomos pueden perder un electrón, oxidándose, y aumentando su inestabilidad. El sulforafano es uno de estos antioxidantes que “equilibra” a nivel electrónico para que no se generen este tipo de radicales libres, pero existen muchos más como podrían ser los betacarotenos, licopenos y las vitaminas A, C y E.

Así que ya sabéis, de lo que se come se cría, mantener una buena dieta es crucial para nuestra estabilidad molecular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s