¡La ciencia va a poder conmigo!

el

Muchos de nosotros, y pongo la mano en el fuego, hemos dicho la frase del título de la entrada de hoy (y seguro que de alguna forma más fuerte). Y es cierto, para ser científico tienes que tener un carácter especial. Las cosas no es que no salgan siempre bien a la primera, es que nunca salen bien a la primera, y la paciencia tiene que ser uno de nuestros grandes fuertes, ya que podrías acabar con unos niveles de estrés nada aconsejables.

 

hombre-cientifico-frustrado_1368-4736

 

No hace mucho en este mismo blog publicamos una entrada, en parte, relacionada con esta: qué efecto tiene la tesis doctoral en mi vida? En la que hablábamos del estrés y los principios de depresión que sufren (sufrimos) los PreDocs en ciertos momentos. El problema es que no sólo son sentimientos asociados a los PreDocs, los sentimientos de desmotivación también se encuentran en el escalón superior, en los Post-Doc, en este caso no tienes la presión de tener que terminar una tesis en condiciones, si no la de idear experimentos, organizar y presentar resultados, que muchas veces no son positivos, para el proyecto que trabajas.

Pero no pasa nada, hay cientos de páginas escritas sobre cómo sobrellevar la presión y aumentar la motivación en tu proyecto, os recomendamos estos consejos publicados en stemcell technology que nosotros venimos a resumir aquí:

El primero de los consejos para aumentar la motivación es el de recordar por qué te dedicas a la investigación. Es decir, preguntarte cual fue el desencadenante que hizo que te motivara a trabajar en la ciencia. La respuesta suele ser, y se tiene que recordar cada cierto tiempo, la curiosidad y el sentirse responsable, junto con tus colegas de laboratorio, de descubrir cosas que nadie antes sabía, o ni siquiera hubiese podido imaginar. Puede parecer que el día a día del laboratorio es muy lento, experimentos que tardamos muchas horas, días o incluso semanas en tener resultados, pero hay que mirar las cosas con perspectiva y pensar en lo que se ha conseguido con tu investigación a lo largo del tiempo. Lo que nos lleva al siguiente punto.

Entérate de las investigaciones relacionadas con tu proyecto y los resultados que se están obteniendo, en ocasiones esto puede frustrar, siempre puedes pensar que en otros laboratorios más punteros son mejores que tú. Pero la idea de esta premisa es motivarte a seguir adelante con lo tuyo y a encajar tus descubrimientos con todo lo que ya se sabe y otros grupos ya han publicado, es decir, meterte en la rueda mundial de la investigación.

Otro de los puntos que recomiendan es celebrar cada pequeño paso que des. Comentan en la publicación, y tienen toda la razón del mundo, que escribir un artículo y que lo acepten en una revista con un alto índice de impacto puede llegar a ser muy desalentador y frustrante. Con ello queremos decir que no te esperes a celebrar el éxito solo cuando alcances esa meta, si no celebrar los pequeños éxitos, como puede ser el resultado positivo de un experimento, una charla que te haya salido muy bien o una posible idea para un nuevo proyecto.

Hay un apartado muy importante y es el de “contar con las imperfecciones”. Una de las causas de la desmotivación vienen cuando comparas tu trabajo con el de los demás. Es muy posible que leas una investigación muy relacionada con la tuya en revistas con un alto índice de impacto como Nature, Science, Cell… Y tengas un doble sentimiento de fascinación por su trabajo y frustración por el tuyo, ya que a ti no te salen bien los experimentos. ¿De verdad pensáis que un artículo publicado en esas revistas no han tenido decenas y decenas de experimentos fallidos?

Por último destacar el punto que ellos denominan como “mirar más allá de tu bancada”. Es muy cierto que puedes acabar muy quemado de la bancada, pero también es cierto que el trabajo como investigador no tiene porque ser solo bancada, y hay que ser conscientes que cuando las cosas salen mal en repetidas ocasiones en la bancada, lo mejor es tomar distancia y plantearte de nuevo tu trabajo, dejar un poco de lado el laboratorio y escribir un buen artículo de revisión o gastar un poco de tu tiempo en divulgar ciencia ¡COMO HACEMOS NOSOTROS!

Nos gustaría acabar con un refrán muy popular “Consejos vendo que para mí no tengo“, es decir, estas situaciones las sufrimos nosotros también a diario, es algo más común de lo que podría parecer en ciencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s